10 tips para ser un mejor líder




1. Guía con el ejemplo. Los líderes necesitan actuar no sólo hablar. Si quieres que tus empleados sean puntuales, asegúrate de llegar a tiempo o por lo menos temprano. Si el profesionalismo es una prioridad, vístete para el éxito y trata a todos con cortesía.

2. Un poco de humildad te llevará lejos. Hay una gran diferencia entre ser un líder y un jefe. Aunque ambos están a cargo, pero un líder comparte el centro de atención y se siente cómodo dándole también el crédito a los otros. Aunque parezca contraproducente, ser humilde te dará más confianza. Tus empleados lo apreciarán y tus clientes también.

3. Comunícate efectivamente. Esto es imperativo, tanto en la oficina como en tu vida personal. Los grandes líderes se aseguran de ser escuchados y entendidos, pero también saben que es importante escuchar. La comunicación es una calle de dos vías y saber aprovecharla hará que tu empresa siga creciendo en lugar de frenarse.

4. Haz que tus juntas sean productivas. Como dice el dicho, el tiempo es dinero. Así que debes aprender a ahorrar tiempo, sobre todo en las juntas. Si confías que tu equipo hará el trabajo, no debería haber la necesidad de recurrir a la microgestión.



5. Conoce tus límites. Hasta el líder más amable y atento tiene sus límites. Establécelos y atente a ellos. Si los demás saben lo que no vas a tolerar va a haber menos frustración, eso evitará confusiones.

6. Encuentra un mentor. Los mejores líderes saben cuándo necesitan ayuda y saben hacia dónde ir para obtenerla. Nadie sabe todo, así que encuentra a alguien en quien confíes para que te aconseje cuando las cosas se pongan difíciles.

7. Sé emocionalmente consciente. Aunque mucha gente aconseja que separes las emociones de los negocios, las negociaciones son relaciones con personas. Para hacer que éstas duren, necesitas ser emocionalmente inteligente para ser sensible a los diferentes puntos de vista.

8. Cuídate de (y evita) errores comunes de liderazgo. Todos se equivocan, pero algunos errores pueden evitarse. Para no repetirlos, debes estar consciente de ellos sin obsesionarte.

9. Aprende del pasado. La historia, reciente o pasada, está llena de modelos de negocios exitosos y de grandes fracasos. Piensa en la gente que admiras y descubre qué salió mal para aquellos que terminaron sus carreras con algún escándalo.

10. Nunca dejes de mejorar. Los grandes líderes están constantemente aprendiendo. Siempre habrá algo en lo que puedas trabajar o una nueva habilidad que dominar. Asegúrate de tener tu mente abierta a nuevas ideas y posibilidades. 

Ejes para iniciar tu estrategia de reclutamiento móvil



1. Acceso amigable a través de un dispositivo móvil

Ser móvil no significa encoger tu sitio web a una pantalla de 2.5 pulgadas y brindarle al usuario la misma experiencia que viven desde su computadora de escritorio. Una estrategia de reclutamiento móvil efectiva requiere la creación de una experiencia amigable a través de un teléfono inteligente y a la medida de sus necesidades específicas.

Incluso Google anunció, recientemente, la degradación y la posible eliminación de su motor de búsqueda para aquellos sitios que no cumplan con los estándares de una experiencia móvil amigable.

Algunos ejemplos de una experiencia móvil inadecuada:

  • Cuando el usuario da click en alguna sección específica como vacantes publicadas y este lo direcciona a la página de inicio.
  • Brindar una versión regular de tu página en formato HTML
  • Tener un video en Flash o algún contenido difícil de desplegar en un teléfono inteligente o algún otro dispositivo.

2. Crea una experiencia de reclutamiento móvil perfecta

Hoy en día, las personas esperan tener experiencias innovadoras en todos los dispositivos que utilizan. La experiencia del usuario es hoy en día un asunto crítico para toda empresa que busca cautivar y generar un vínculo de lealtad y confianza con su audiencia

En el caso del reclutamiento móvil, algunos ejemplos para una experiencia móvil perfecta pueden ser:
  • Poder aplicar a una vacante en línea.
  • Poder compartir las vacantes a otros contactos, ya sea por correo electrónico o a través de redes sociales.
  • La capacidad de participar en una comunidad e interactuar con otros candidatos y colaboradores de la compañía.
  • Acceso a mayor información de la empresa (ya sea positiva o negativa).
  • Mayor entendimiento y conocimiento de su cultura corporativa.
  • Integración con los sistemas ATS (Applicant Tracking Systems) o sistemas de gestión de reclutamiento.
 3. Acércate a tus usuarios

El mismo estudio referente al análisis de consumidores móviles de Google, Our Mobile Planet México, señala que el 74% de los encuestados no sale de su casa sin su teléfono. Tomando en cuenta que las personas viven pegadas a su celular, éste es un medio primordial para generar una relación más cercana con los candidatos. Ya sea a través de aplicaciones; mensajes de texto; promociones e incluso la tendencia de “gamification” o también conocida como ludificación, es importante que te mantengas presente ante ellos y justo al alcance de su mano.

4. Crea una comunidad

La forma más efectiva de mantener una relación abierta y transparente entre empleadores y candidatos, es la interacción a través de una comunidad, en dónde quienes emiten los mensajes no son las empresas, sino todas aquellas personas que han vivido una experiencia o tienen alguna relación con la empresa (sea buena o mala).

El ambiente que se genera en una comunidad es honesto y colaborativo. Su principal función es brindar de recursos e información a los interesados, pero el contenido no es manipulado por el interés que puede tener una empresa por dar ciertos mensajes. Por el contrario, el contenido es controlado por los usuarios. Este tipo de medios es muy concurrido por la generación Millennial, quienes disfrutan de la transparencia y honestidad por parte de una empresa.

Clic aquí para leer publicación original de forbes.com.mx

Las 10 profesiones más y menos estresantes




Presión de los jefes, fechas de entrega apretadas, largas jornadas de trabajo… sea como sea, todos soportamos cierto grado de estrés. Pues bien, CareerCast ha elaborado una lista con las 10 profesiones más estresantes del mundo. ¿Quieres saber si te dedicas a alguna de ellas?
Encabezan la lista los pilotos de avión y los altos ejecutivos de una empresa, mientras que los relaciones públicas, organizadores de eventos, periodistas, locutores y taxistas les siguen de cerca. Pero no son los únicos, ya que los policías y los militares también se incluyen en el ranking.
Para elaborar esta lista de las profesiones más estresantes del mundo, la compañía ha tenido en cuenta once factores: presión de sus superiores de plazos de entrega, competitividad, necesidad de viajar, sector de empresa, sueldo, exigencia física, interacción con el público, condiciones ambientales, riesgos asociados de la propia vida, amenazas del entorno y evolución de la contratación para cada trabajo durante los próximos 10 años.
Este último factor se considera determinante porque marca las expectativas de un puesto en el futuro.
De esta forma, ser organizador de eventos cuenta con un gran potencial, ya que se espera que crezca el empleo un 10% hasta 2026. Su sueldo medio en EEUU supera los 50.000 euros.
Este incremento se sitúa en el 13% para los taxistas y un 6% para los altos directivos y RRPP.

Las menos estresantes

En el otro lado de la balanza, las profesiones menos estresantes del mundo, lideran la lista los analistas de seguridad informática, con un repunte de un 18% en 2026.


La medalla plata y de bronce es para los audiólogos y profesores titulares de universidad, tal y como indica CareerCast. Los ecografistas, dietistas o bibliotecarios completan el ranking.

[Fuente: CarrerCast]

10 excelentes frases sobre liderazgo




1. "Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros".
Lao Tzu, filósofo chino.

2. "Ser poderoso es como ser mujer. Si le tienes que decir a la gente que lo eres, entonces no lo eres". 
Margaret Thatcher, Primera Ministra de Reino Unido. 

3. "Un líder es un negociador de esperanzas". 
Napoleón Bonaparte, líder francés. 

4. "La innovación es lo que distingue al líder de los seguidores". 
Steve Jobs, Fundador de Apple. 

5. "Tomas a la gente por qué tan lejos irá, no por qué tan lejos quiere ir". 
Jeannette Rankin, primera mujer elegida en el Congreso de Estados Unidos. 

6. "Los líderes sobresalientes salen de su camino para potenciar el autoestima de su personal. Si las personas creen en sí mismas, es increíble lo que pueden lograr". 
Sam Walton, fundador de Walmart y Sam's Club.

7. "Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasara, otras hacen que suceda". 
Michael Jordan, basquetbolista profesional. 

8. "Nadie puede hacerte sentir menos sin tu consentimiento". 
Eleanor Roosevelt, primera dama estadounidense.

9. "Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacer las cosas". 
Peter Drucker, filósofo de management.

10. "El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad". 
Warren Bennis, gurú en los estudios de liderazgo modernos.

La generación Z no quiere tener jefes



Si los líderes empresariales tienen el reto de seducir al talento millennial para atraerlo y retenerlo en su organización, el desafío se multiplicará con la generación Z, pues además de buscar un lugar de trabajo acorde con sus ideas, con flexibilidad y desarrollo laborales, tienen claro que prefieren ser emprendedores y tomar sus propias decisiones.

“Un tema que alerta a las organizaciones es que las nuevas generaciones son cada vez más personas entrepeneur (emprendedores)”, dijo María Eugenia Pistacchia, Country Manager de la firma de recursos humanos Von Der Heide.

Si el desinterés por trabajar en las empresas surgió con los millennial, esa tendencia se enfatizará con la generación Z, consideró la especialista. Explicó que aunque ellos aún no están en el mundo laboral (nacieron después del 2000), se han hecho algunos focus group (sesiones de discusión) que revelan esa preferencia.

La pregunta ante esta problemática es cómo hacer que las empresas los atraigan, planteó Pistacchia, porque “las expectativas de estos niños es ser empresarios independientes, trabajar por su cuenta, de forma freelance para esta compañía y la otra”, agregó.

Pistacchia observa que la integración de la generación Z “es un tema fuerte de la agenda de las compañías que se enfatizará en cinco años, cuando este grupo ya esté trabajando”.

Fernanda Rivera, directora de la firma reclutadora Page Group, consideró que no todos van a decir ‘quiero arrancar mi compañía’, pero sí es probable que la mayoría busque esa autonomía y sentir que está aportando algo, no sólo que de arriba hacia abajo le digan qué tiene que hacer.

“Vamos a necesitar entender qué está motivando a cada uno de esos jóvenes, a ti como individuo qué te motivó y, a partir de eso, trabajar”, expresó.

Para Javier Vargas, vicepresidente Regional para América Latina de Right Management de Manpower, “las empresas deben adelantarse a lo que las nuevas generaciones puedan ofrecer o pedir”.

La directora de Page Group, piensa que “quizá es mucho más autonomía lo que están buscando” los jóvenes. Dijo que a un emprendedor le atrae la capacidad de acción, de tomar sus decisiones, “quizá es hacia allá a donde tenemos que dirigirnos”, como reclutadores.

Rivera estimó que las empresas tienen capacidad de reacción ante esas necesidades y podrían darles opciones para que elijan el proyecto que quieren desarrollar, para que propongan ideas a la compañía y buscar que la comunicación fluya de abajo hacia arriba, que los colaboradores puedan decir con libertad ‘yo haría distinto esto y lo haría así’.

Es preciso darles “más accountability o empowerment para crear”, estimó, es decir, que “se hagan completamente responsables de un proceso”, pues si quieren ser emprendedores, “pensemos qué podemos emprender en la compañía”, o pedirles que encuentren áreas de oportunidad y mejorarlas juntos.

Candidatos que debemos evitar



A la hora de reclutar, el departamento de Recursos Humanos, debe ser consciente de escoger los mejores perfiles para cubrir el puesto solicitado. No todos los candidatos, a pesar de cumplir con los requisitos demandados, son los mejores talentos para nuestra empresa. ¿Por qué? Pues porque sus capacidades laborales se pueden ver mermadas por ciertos rasgos de personalidad que más que favorecerles, les perjudican. Vamos a ver cuáles son esos candidatos que debemos evitar:

1.     El candidato ocupado
Este perfil nos hará perder mucho tiempo. A pesar de que cumpla con nuestras expectativas laborales, será muy difícil de contactar con él para concertar una entrevista personal. Siempre que le llamemos estará ocupado, o no podrá asistir a la cita e incluso, después de haberla concertado, la cambiará una y otra vez de día, seguramente por falta de disponibilidad. Huye de este perfil porque quien haga esto en una entrevista de trabajo lo hará en una reunión de empresa e incluso en su día a día.

2.      El candidato invisible
Es la persona que supuestamente está, pero en la realidad no está. Es decir, aquel candidato con el que conciertas una entrevista pero, finalmente, no sólo no acude a la misma, sino que además ni avisa para cancelarla o posponerla. Todos podemos tener un imprevisto, claro que sí, pero también todos, hoy en día, tenemos mil y una formas de comunicarlo. Este tipo de candidato descolocará toda tu agenda, haciendo que tu día sea mucho menos productivo.

3.       El candidato insistente
Este tipo de candidato es el típico que envía su currículum una y otra vez, e incluso llama insistentemente y directamente a la empresa para una posible entrevista personal. Son personas "urgidas", con prisa, que transmiten inseguridad y presión al mismo tiempo. Nada recomendable si deseamos un equipo de trabajo laboral estable.

4.      El candidato omnipresente
Es aquel que como Dios, está en todas partes. Es decir, no hace selección de las empresas y sus candidaturas, más bien al contrario. Envía su currículum de forma masiva y sin saber muy bien al puesto al que está postulando. Esta falta de interés por conocer a la empresa, así como al puesto al que puede acceder nos hace pensar que puede no ser un trabajador comprometido.

5.       El candidato mentiroso
Todos queremos dar lo mejor de nosotros mismos en una entrevista de trabajo. Pero ensalzar nuestras cualidades y formación curricular no significa que tengamos la necesidad de contar mentiras en una entrevista, y mucho menos cuando se puede comprobar perfectamente que lo que se refleja en el currículum no tiene nada que ver con la información que, a posteriori, se da en la entrevista personal. Ver cómo un candidato miente descaradamente, es una señal definitiva de que nos llegará a traer problemas en la empresa. Si miente en eso puede mentir en otras cosas, como en las excusas para llegar tarde al trabajo o para faltar constantemente a la oficina. Y lo que es más grave, puede llegar a mentir a los clientes para conseguir sus objetivos empresariales y dejarnos en muy mal lugar de cara a nuestro público. De igual forma, si finalmente no está tan capacitado como dice, eso también puede afectar a su rendimiento laboral y a la productividad de la compañía. 

El enemigo de las organizaciones: reuniones sin metas ni roles definidos


Ya perdimos demasiado tiempo el año pasado en reuniones estériles. Largas, mirando el teléfono, garabateando ideas sin mucha definición, diciendo lo que hay que decir para zafar, contando los minutos para dejar esa sala de reunión. Sin embargo, esos encuentros (intra equipo, con clientes, socios) pueden ser grandes momentos de trabajo, pero para eso tendremos que abandonar unos cuántos malos hábitos y adquirir nuevas prácticas.

La reunionitis afecta en mayor o menor medida a cada empresa del mundo. Según una investigación de la publicación Research Digest de la British Psychologycal Society sólo en los Estados Unidos se mantienen más de 11 millones de reuniones al día que generan pérdidas anuales de más de 32 mil millones de dólares. Esto preocupa y mucho a los líderes globales como Mark Zuckerberg, que durante 2015 estableció dos reglas de oro que aumentaron la productividad de cada encuentro en Facebook.

La primera, quien convoca la reunión debe mandar materiales relevantes con anterioridad suficiente a cada asistente. Estos, a su vez, deben estudiarlos para poder asistir al encuentro a trabajar sobre el material. Esto es distinto a imprimirlo camino a la salita mientras termina de calentarse el agua para el mate o a empezar a pensar allí ideas para un evento o lanzamiento. Hay un trabajo personal previo y necesario para que el encuentro grupal dé sus frutos. Suena bastante lógico y hasta obvio, pero el que tenga reuniones así que avise que armamos un premio a la productividad y aplaudimos entre todos.

Otro implacable de la preparación para las reuniones es Elon Musk. En el sitio de preguntas y respuestas Quora varios empleados han publicado de manera anónima que se preparaban por semanas para poder contestar sus preguntas de seguimiento de los proyectos. "Si no sabías la respuesta, buena suerte y adiós". La búsqueda de efectividad de las reuniones llevó a Larry Page, uno de los fundadores de Google, a trazar una guía de cómo debían ser las reuniones. El primer ítem es designar a un tomador de decisión para cada encuentro.

La segunda regla de oro en la mega red social es hacer explícito el motivo del encuentro. Zuckerberg le pide a sus gerentes que anuncien la intención de la reunión desde el comienzo y siempre se empieza con esta pregunta: ¿Estamos aquí para tomar una decisión o para tener una discusión sobre un tema? Sheryl Sandberg, Chief Operation Officer y mano derecha del fundador de Facebook contó en su blog que camino a las salas de reunión los empleados pueden leer carteles como Muévete rápido y rompe cosas, Hecho es mejor que Perfecto y su favorito Priorización Implacable que es el modo en el que ella esquematiza su agenda diaria día y la idea que la organización tiene sobre las reuniones.

Otro error que se lleva nuestro tiempo en las reuniones es escuchar demasiado al que habla más fuerte que los demás. Según estudios de la Universidad de Utah nos resulta muy difícil distinguir entre expertos en los tópicos por los que se genera la reunión de entre los más extrovertidos que se adueñan del encuentro. Según estas investigaciones confiamos en aproximaciones erradas como que el interlocutor sea extrovertido y buen orador en vez de prestar real atención al contenido del mensaje. Que se diga más fuerte no quiere decir necesariamente que se diga lo correcto.

Si a todo esto le sumamos dejar los teléfonos celulares a un lado por el tiempo que dure la reunión, (ya existen estacionamientos para celulares con cargadores y diseño atractivo para las salas de reuniones) tendremos, sin dudas, un año con reuniones más efectivas y productivas.